Canal RSS

Archivo mensual: marzo 2009

Historia de una niña de post-guerra. Relatado por Teresa

Publicado en

rosa1_00245

http://www.goear.com/files/sst2/fc8af431fd0bb5842dbccc90f563b816.mp3″

HISTORIA DE UNA NIÑA DE POS-GUERRA


La protagonista de la historia se llama Mª Teruca y era una niña flacucha y sus ojos siempre estaban tristes, eran tiempos difíciles y lo que más echaba de menos era a sus amiguinas, algo que comer y juguetes.


Iba a la escuela y sus compañeras eran niñas, que no se sabe por qué no querían a Mª Teruca, ella nunca supo la razón de porqué era así, si se miraba no era fea, era simpática, pero sólo la querían las niñas pequeñas, así fue que que jugaban a juegos más alegres que las niñas grandes pues ponían en escenas cuentos inventados y lo pasaban muy bien.

Y llegó Reyes, que fraude, había sido buena pero no me trajeron nada y lloré sin parar, hasta que a las tres de la mañana del 6 de Enero surgió el milagro: Los Reyes a caballo repartieron juguetes a todos los niños y niñas del pueblo, al llegar a casa de Mª Teruca empezaron a picar y en voz alta comenzó el reparto: esto para Ferminín, esto para Marisina, para Manolín, allí había lápices, libretas, un coche… pero también había para Teruca: una muñeca, su primera muñeca, flacucha como ella, vestida de monja, con el hábito blanco… y olía a vainilla. La sorpresa había sido grande, los colorinos volvieron a nuestra cara: ¡ ya teníamos juguetes ¡

A mi linda muñeca le puse el nombre de Blanqui, me duró dos días, la puse encima de una viga y desapareció ¿ qué sería de ella? siempre la lloré, con el tiempo comprendí que me la llevaron los ratones tal vez ellos tenían aún más hambre que yo

Pasaron los años, un día fui con mi madre a vender pescado a otro pueblo, debajo de una mesa había una cabeza de cartón de una muñeca, sin dudarlo me metí debajo de la mesa cogí la cabeza y la escondí, la señora de la casa me dijo que me la quedara pero que las cosa había que pedirlas, mi madre me pegó, pero aquella cabeza de muñeca vino conmigo.

Con un tronco y unos trapos la reconstruí, me quedó preciosa y me acompañó mucho tiempo.

Todas estas situaciones, que no sólo vivióTeruca, que ya habreís comprendido que soy yo, son sólo una muestra de las carencias que vivieron generaciones de personas, que son vuestros abuelos y abuelas, vuestros padres y madres, y que fueron a consecuencia de la guerra civil que hubo en nuestro país entre los años 1936-1939 que ya habreís estudiado en esos libros tan guapos que teneís

Anuncios

Mis abuelos, por parte de madre, escrito por Rosa

Publicado en

http://www.goear.com/files/sst4/65dc2b9195f7c16ed3ec40c6d1b41997.mp3″

mama-00721

escanear0005-2141

escaner-0243hola

En la primera foto se ve a mi madre con un balde o barreñón de plástico, en aquel tiempo no había lavadoras y las mujeres llevaban a lavar sus prendas al río.

En la segunda foto se ve a mi abuela Presenta con mis hermanos Marisa y Victor creo que es, yo entonces no les conocía pues no había nacido. Por los laureles que llevan en las manos supongo que debe ser Pascua.

Llegué a conocer a mi abuela. Era una mujer muy independiente, y con un caracter muy fuerte, aún recuerdo la bofetada que me dio siendo yo muy pequeña cuando en un descuido, me solté de su mano y crucé la carretera.

Mi abuela tenía una pequeña casita cerca del mar aveces, yo iba a visitarla y ella se sentía muy feliz.

Cuando empezó a envejecer no tuvo más remedio que irse para nuestra casa. Recuerdo que yo tuve que mudarme de habitación para dejársela.

Ella, como digo, era muy rebelde y cuando se sentía bien lograba enfadarse con mis padres para volver a su antiguo hogar, y cuando enfermaba volvía otra vez a nuestra casa.

Mis padres siempre la acogieron muy bien a pesar de sus arrebatos. Al contrario que otros ancianos que mueren solos, abandonados en residencias por sus hijos, mi abuela murió en nuestra casa, rodeada de cariño.

En la tercera foto se ve a mi abuelo Fermín, mi abuela Presenta y sus hijos, mi madre es la niña morena que tiene abrazada mi abuela.

En pequeña perspectiva en la misma foto se ve a mi abuelo Fermín, con su boina y su aspecto del típico hombre asturiano. Él fue primero pobre, luego fue rico a base de su tesón y su trabajo, y luego,por avatares de la vida volvió nuevamente a la pobreza. Pero rico o pobre, nunca dejó de ser un hombre noble y bueno.

En la cuarta foto se ve a mi madre muy jovencita, acompañada por su padre y uno de sus hermanos en lo que parece ser una fiesta o una romería.

Cuentan que mi abuelo Fermín, tenía los ojos azules como el mar.

  • Me dice mi hermana Marisa que el niño que sale con la palma en compañia de mi abuela y de ella es efectivamente mi hermano, es que no lo conocía con el pelo tan clarito.

La foto en la que mi madre está con mi abuelo en una romeria me ha dicho mi hermana Marisa, que se trata de la Romería de San Adriano,  esta romería es muy famosa pues la gente hace promesas al santo y es como un lugar de peregrinación en Asturias. El niño que está en compañía de mi madre y mi abuelo es mi tio Manolo, un hermano de mi madre.

*Nota de Marisa

Los padres de mamá
Nuestro güelo Fermín era de Valdesoto, Siero, se casó dos veces y tuvo hijos de las dos mujeres Fidel, Pepe, Palmira mi tía más querida y adorada que cuando venía a casa y llegaba la hora de marchar le escondiamos el bolso y perdiera el tren y así se quedaba un poco más y a veces lo conseguiamo, y Damasina que no conocimos, de la primera mujer que debió ser una santa y muy buena y Fermín Manolín que se lo llevó la guerra de niño, Teresa nuestra madre que es igual que su padre adorado, Marisa y Manolo de nuestra güela; murió cuando yo tenía casi 4 años,él murió en diciembre yo los hacía en marzo, me acuerdo del profundo amor que le tenía lo adoraba tengo imágenes de él liando un pito ideales o celtas se llamaba el tabaco, tosiendo a todo toser, recuerdo su carro y la mulina, siempre me traía avellanas de donde quiera que él fuera, pero de San Adriano siempre, tambien me traía algún juguete, un caldero de hojalata rojo que recuerdo me lo dió en nuestra casa de la Magdalena …recuerdo su boina negra, su bastón que durante años estuvo colgado detrás de la puerta de la habitación de nuestros padres y que nos lo trajimos para el barrio en su recuerdo hasta que se apolilló, lo recuerdo bajando del Alsa de la parte de arriba, allí al lado de nuestra casa.
La suerte que tuve de estar mucho tiempo en casa de mis abuelos, estaba siempre jugando con ell@s un recuerdo en la cocina de su casa yo cogía un sujetador de güelita y se lo ponía en la cabeza era una coleta y se partía de risa moviendola de un lado a otro, y si estos recuerdos se quedaron en mi memoria es porque el poco tiempo que estuve con él debió estar pleno de gestos de amor y complicidad, siempre iba de su mano, hasta me puedo acordar cuando se fue me llevaron para enfrente a casa de tío Fermín para que no viera pero oía llorar a mi madre y no sé que sería peor porque a los 4 años no se entiende nada…
Nuestra güela era singular, debió ser extremadamente guapa, pequeña, rechoncha, natural de Villanueva hija de Manuel y Teresa, al lado de xanas, agua y duendes con una piel envidiable, morena de pelo liso con aquellas bolas que tenía en las rodillas…huf eso no lo heredamos ningun@, menos mal
Era mal tomada muy dada a pensar mal y no acertar… se pasó en muchas cosas con nuestr@s padres pero ell@s la perdonaron y la cuidaron con todo el cariño, recuerdo a papá marchar a comprar cualquier cosa que ella precisase o le apeteciese para desayunar comer, cenar… y recuerdo la tristeza de mamá cuando la visitó en el asilo y las monjas no la dejaron traerla con ella que era lo que güelita quería, la consulta a papá y la respuesta de él: traela para casa, no le va faltar de nada
Cuando yo era pequeña la adoraba, sólo quería estar en su casa, me daba de comer lo que quisera, podía prender la cocina para hacerme un caramelo con aceite y azúcar o hacer encima de la chapa un trozo de longaniza, me freía ajos y yo los compartía con tío Manolo que me los quería comer todos, él me traía peces pequeños que pescaba, chicles Bazoca, tenía tío Manolo un arca donde guardaba sus útiles y cosas importantes y mí me encantaba que me lo enseñara…de ahí me vendrá mi afición a las cajitas
Volviendo a nuestra güela iba a todos los sitios con ella, a Pravia al mercado, a la Arena, a San Esteban fuimos y compró oreja de cerdo haggggggg que asco tenía yo, era mal comedora, escogida, quien lo diría ahora.

A ella le gustaba el arroz, todo con arroz fabes de mayo con arroz, patatas con arroz … lentejas con arroz arroz para todo… de ahí me debe de venir que no me da más por el arroz a pesar de que a mi madre, a mi hermano, a mi primo Jose, a tod@ les encante

Una vez le dije que no quería ir a la escuela me dijo vale, iremos para la Arena xq si se entera tu madre nos mata, y nos fuimos para allí y a mitad del camino mi madre con mi hermano en un carricoche de llevar la comida a mi padre…a ella no se que le diría pero a mí unos ñalgazos me calleron

Recuerdo de esa época conversaciones como que ella decía me duele hasta el alma! yo decía güela y donde ta el alma? en todo el cuerpo fia, en todo el cuerpo;
Cuando ella ya vivia en Candás nos invitaba a comer, a su lado no podía haber hambre, en las escaleras de su casa había un San Antonio al que rogaba para que las nietas nos casaramos bien…podía coger un taxi y que la llevara a donde fuera, y cuando en nuestra familia había coche deciamos onde vamos güela? ahora que toy aquí al fin del mundo fios! le gustaba viajar, era adelantada para su tiempo
Hace 20 años que se fue y la añoro. Me quedan los recuerdo y el cariño que nos profesamos os quiero güelo y güela

Los escritos que le gusta leer a Teresa cuando está triste-escrito 2

Publicado en

rosa1_00212

La mejor madre, nuestra madre.

Hay hermosas flores de colores vistosos, rojas, blancas, azules, amarillas, moradas….

Hay flores con aromas suaves y delicados, fuertes, afrutados…

Hay flores delicadas, humildes, duras flores, flores de temporada, flores que nos recuerdan a personas.

Dalias que nos recuerdan niños, niños que nos recuerdan madres,

hay madres que nos recuerdan flores.


Los escritos que le gusta leer a Teresa cuando está triste- escrito 1

Publicado en

http://www.goear.com/files/sst3/b63e5ff8d588fbdd1adab86542cf6bfb.mp3″

rosa1_0020

El Dios del Mar (escrito por rosa)

Publicado en

1099122_75254415

OYE MAR- SERGIO RIVERO

Teresa dice que hay un Dios al que ella llama “El Dios del Mar”.

Siempre que un familiar está enfermo, un amigo o alguien que no está pasando por muy buenas épocas de la vida, ella en sus oraciones, lo encomienda a ese dios, el Dios del Mar.

Misterioso, magnífico, profundo, mágico…
Ayer, me regaló una enorme caracola que yo le había regalado hacía años.

La encontré una noche de luna caminando por la blanca arena de una playa, me llamó la atención porque se veía perfectamente en la semioscuridad como si quisiese ser encontrada.

Ayer intenté volver a oír el mar a través de esa caracola.

Mi hermano decía que no se oía nada por que tal vez estaba rota.

Lo cierto es que hay que cerrar los ojos y emplear mucha imaginación para volver a creer en el Dios del Mar, para volver a creer en la buena magia, la magia buena que nos rodea.

Pero no hay nada que sea imposible.

05-07-07_2153

Víctor y Teresa

Publicado en

22

http://www.goear.com/files/mp3files/08112008/2e7183d83cae3d01a411bbd4c9e484ca.mp3″

U N A    T A R D E   E S T I V A L

049

P O S A N D O   E N    U N A   B O D A

96

P A P Á,   R  O S  I,   M A M Á,   S A G R A R I O   Y  M A R I S A

101

C O N    M A R I S A,  V Í C T O R,   S A G R A R I O   Y   R  O  S  I

115

escanear0030

E L L O S     D E    J Ó V E N E S

variado-021 E N    U N A  T E R R A Z A

Algo que me contó (escrito por rosa)

Publicado en

arboles

Él está pasando por una temporada mala y no le apetece mucho escribir así que lo hago yo por él hasta que se vea con ánimo, porque yo sé que cuando no te encuentras muy bien lo que menos te apetece es ponerte frente a un ordenador y si para encima ves un poco mal ya te cuesta incluso un esfuerzo titánico escribir.

Le gusta mucho la informática, aunque dice de si mismo que es torpe y tiene mala memoria, lo cierto es que él a su edad ha aprendido a navegar por internet aunque sólo sea para leer periódicos, utilizar el correo electrónico e incluso hablar con algún familiar a través de la cámara web.

Para sí quisieran muchos jóvenes su inteligencia.

Mucha gente con menos edad no logró hacer ni la mitad de lo que intentó hacer él. Siempre puso mucha atención en aprender estas nuevas tecnologías.

Que decir de él.

Tuvo un hermano que murió en la guerra, un padre que estuvo enfermo de andar por los montes y una madre que a los 30 años tenía el cabello cubierto de canas y los ojos llenos de sufrimiento.

Mi padre hizo el servicio militar como esquiador. Lo destinaron a Jaca.
Entonces los esquis eran de madera y había que encerarlos. Me cuenta que las montañas son muy bonitas y que se pasaba las horas esquiando.

p1100019

Tiene una espina clavada de aquellos años y es que durante el tiempo que estuvo haciendo el servicio militar, quiso muchas veces ir a ver a su madre que estaba enferma. Jamás le dieron el permiso para hacerlo y cuando se lo dieron fue para asistir a su entierro.

Mi padre se reencontró con un viejo amigo de su juventud después de muchos años que hizo el servicio militar con él.

Le gusta hacer cosas de madera, muebles de todo tipo, es muy limpio y ordenado y ayuda a mi madre en todo cuanto puede.

Es muy bueno y cariñoso con todo el mundo y toda la gente que lo conoce le quiere.

Ambos, mi padre y mi madre tienen un corazón y un mundo interior magnífico.

Tengo 3 hermanos.

Dos hermanas y un hermano.

Con mis hermanas y sobrinas aveces choco debido a que las veo más a menudo, pero sé que son personas entrañables, inteligentes y con muchas cualidades.

Mi hermano me cuenta que él no siempre está sonriendo, lo que quiere decir que aveces está triste.

Hemos escrito un libro juntos, él escribía un trozo y yo lo continuaba, así estuvimos casi un año, nadie nos creía pero concretamos nuestro esfuerzo en una novela.

Los dos pequeños de la casa Julia y Nicolás son la nueva generación, la alegría de nuestras casas y nuestros corazones.

Esta es nuestra familia.

Y yo soy afortunada de formar parte de ella.

Un beso papá y mamá.

Espero que este blog os haya gustado.

Es mi pequeño e insignificante homenaje para deciros lo mucho que os quiero.
Aunque supongo que eso ya lo sabéis.

Rosa

http://www.goear.com/files/mp3files/06112008/37ae1bfa310394863132f7eb4cce8330.mp3″