Canal RSS

Mi padre (escrito por rosa)

Publicado en

http://www.goear.com/files/sst3/a2f75ba24903198598d102d21b02b018.mp3″

Antes de empezar, quiero hablar de una errata y dos aclaraciones. La errata es que en primer lugar, las minas en las que trabajó mi abuelo no eran de cobre si no de carbón, según mi madre, mi abuelo, dejó fiado a los mineros el pan durante seis meses y luego estos no le pagaron lo que condujo a la quiebra del negocio.

Sobre la primera aclaración es que aunque en la Luz venían obreros a trabajar en la fábrica, la canción Santa Bárbara

Bendita tiene un sentido y es que tengo mucha familia que ha trabajado en la mina, por eso de ahí esta música especialmente dedicada a un hermano de mi madre que ya no está que se llama, digo llama porque las personas no mueren si no que viven siempre en el corazón de quien les quiere, se llama Fermín, igual que mi abuelo y como él trabajó en la mina pues la canción es para él.

Una vez tuve la oportunidad de ir al Museo de la Mineria y me subí en lo que se llama la Jaula. Es como una especie de ascensor muy oscuro en la que los mineros no se veían, todo estaba en la oscuridad total. Nosotros teniamos la suerte de que aquello era una simulación y teníamos una puerta que cerraba la jaula, pero los verdaderos mineros de aquellos tiempos no tenían puerta en la jaula si no que se trataba de una mera barra de hierro.

La canción del Chalaneru tiene una especial importancia para mi madre, me dice que asi es como llamaban a mi padre antes.

Para quien no lo sepa una chalana es un pequeño barquito de pesca y la persona que lo conduce se llama el chalaneru.

Pero volvamos al tema que me interesa, mi padre.

A mi padre no le gusta escribir así que los pedazos de este puzzle intentaré recomponerlos como buenamente pueda con lo que él diga y escriba mi madre sobre él y con los recuerdos que yo tengo.

Yo me acuerdo de las historias que me contaba mi madre de como lo conoció. Que ambos eran vecinos y vivían puerta con puerta, que había un sitio donde mi madre escondía migas de pan y que un día cuando fue a comerlas, se dio cuenta que un ladronzuelo se las habia robado.

Mi madre esperó pacientemente al pequeño ladrón de sus migas de pan y descubrió in fraganti a un muchacho pecoso con el pelo rojo como el vino, la sorpresa para ambos fue mayúscula.

Más tarde se enamoraron creo que fue poniendo una bombilla, bonita y original forma. Ella ponía la bombilla y él sujetaba la escalera en medio de esto se dieron un apasionado beso de amor🙂.

Con sus más y sus menos, con sus idas y venidas, sus peleas y abrazos, han estado siempre juntos y siempre se han querido.

Yo voy bucear entre mis recuerdos. Recuerdo que mis padres estuvieron siempre conmigo y con mis amigos. Vease primera foto.

Recuerdo que siempre me han querido. Que la primera película que vi en la gran pantalla y me dejó fascinada pues era la primera vez que veia el septimo arte fue Bambi y que me llevó mi padre.

Recuerdo que mi padre siempre ha sido muy bueno que jamás me pegó, que sólo lo hizo una vez por que yo le saqué mucho de quicio.

Mi padre me levantaba siempre de la cama cuando yo lloraba y quería ver la tele contradiciendo aveces las órdenes de mi madre.

Mi padre fue quien dijo cuando suspendí dos asignaturas que yo no debia ponerme a trabajar aún si no sacar lo que habia suspendido y gracias a él tengo algo, que es muy poco pero que se lo debo.

Mi padre cuando yo era pequeña, me llevaba al campo a cazar grillos.

sun

Recuerdo los días de Sol de como metíamos el grillo en su jaulita y él me subía sobre sus hombros y yo veía el mundo desde su altura.

Mi padre también me enseñó una cosa.

Cuando era niña, recuerdo que habia dos especies de matonas en el barrio que donde quiera que me veían me pegaban, me rompían los libros y se mofaban de mi.

Yo nunca fui capaz a pegarles me imaginaba que si las pegaba les haría mucho daño y por eso nunca devolvia las bofetadas por miedo a mi misma.

Pero un día mi padre me dijo: Si esa persona te pega una patada tú tienes que pegársela más fuerte todavia y así hice.

Aquel día bajé a la calle, nunca lo olvidaré, y recordé las palabras de mi padre.

Aquella niñata se encaró conmigo y me golpeó sin mediar motivo en las piernas con una soberana patada, yo aguanté el dolor y se la devolví más fuerte, volvió a pegarme y con lágrimas en los ojos le volví a golpear.

Finalmente, aquella estúpida termino subiendo las escaleras llorando como una nenaza. Era la primera vez que no era yo la que corría si no ella.

Tengo que pensar en esto. Tengo que recobrar este espíritu. Me lo ha contado la niña que llevo dentro esa niña pequeña que se ve en las fotos.

Mi padre ha sido siempre una persona muy buena y muy querida. Siempre ha estado trabajando, entonces llegaba a casa reventado y no tenia tiempo para reñirnos. Quizás esa ingrata tarea la tenia mi madre pero como digo él no tenía tiempo.

Cuando se jubiló, empezó a ayudar a mi madre, no sabeis cuanto, le traia el desayuno a la cama, limpiaba la cocina, hacia las compras, siempre ha estado activo…

Yo quiero que mi padre se acuerde de algunas cosas porque está malito, no se encuentra bien y no está pasando una buena racha.

Se junta que vivimos en Asturias y aqui hay poco sol. Asturias es un sitio precioso pero aveces echamos de menos el Sol que te alegra la vida.

Voy a intentar que mi padre piense en esos momentos felices de la vida que todavia nos queda por vivir.

Los días de sol en el parque.

¿Que importa si toses y te miran, papá?

Da igual, tenemos que salir, sentir una cura de sol, porque el Sol cura. Tú necesitas sentarte cuando haya mejor tiempo aunque sólo sea en el banco de madera que hay cerca de tu casa para sentir el calor del Sol en los hombros y en la cara.

Sentir el calor de Sol, el Sol amarillo, cálido, la explosión de luz, el verde de los árboles, respirar… respirar bien hondo.

Y recordar los momentos intensos y felices.

Yo lo estoy haciendo.

Estoy pensando en todos los momentos que hemos ido a la playa, tú, mamá y yo, a la playa de Salinas. Estoy pensando en los días de luz, la arena blanca, el olor del mar, ver como rompen las olas, las gaviotas graznando en el cielo, el ruido de la gente…

Estamos los tres en esa playa, tú, mamá y yo.

Y también estamos aquella vez que salíamos a caminar ¿Te acuerdas?

Yo era la primera vez que veía un espino blanco, vosotros me lo enseñasteis. Me dijisteis que las flores del espino blanco eran curativas y muy buenas para el corazón.

Yo recuerdo aquel árbol hermosísimo al que le daba la luz del sol y proyectaba su sombra. Iba con vosotros dos.

Recuerdo que tenía flores blancas muy bonitas, era un árbol realmente precioso.

Cuando pienso en ese árbol pienso en los dos tú y mamá pero especialmente en tí papá.

35664111_37145665

Sin duda ha habido cosas , situaciones en la vida durisima que llevaste que te han hecho ver las cosas muy negras y que te sientes triste y enfermo.

Pero deja que el sol que viene ahora te cure un poco.

Cuando te sientas triste piensa en todas las personas que te quieren y en todo lo bonito de la vida, los paisajes, los detalles de la gente.

No te preocupes por si tu cuello está demasiado delgado o por si toses y te da verguenza.

Eres el padre más maravilloso del mundo

Acerca de endriga

Este es el blog de unos amigos/as.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: