Canal RSS

Los Padres de Teresa (escrito por Teresa)

Publicado en

rosa1_00131

http://www.goear.com/files/sst4/f1a775352921e0be51cbc87322a6e9a4.mp3″

Creo que voy a contar cosas de mis padres porque son los pilares de estos pequeños relatos. A mi me los dictaba mi Padre. Él, fue un gran hombre, a los 13 fue ayudante de minero o sea “el guaje” como le llamaban.

Luego, trabajó para la construcción y con el sudor de su frente fue minero, después, tuvo una chatarreria, más tarde junto con un amigo inició la explotación de una mina de carbón. En aquel entonces, tenía una panadería en Pandó (La Felguera) y 5 casinas de planta baja en el molín del Sutu.

Estaba bien posicionado. Se casó dos veces y tuvo hijo en ambos matrimonios.

¿No os dais cuenta que cuando escribo su nombre lo escribo en mayúsculas? Es por que lo quise mucho.

Pasó cierto tiempo y su vida comenzó a ir cuesta abajo pues hubo una huelga en la mina que duró 6 meses y mi Padre dejó fiado el pan a los mineros. dinero que algunos no le devolvieron una vez recuperada su posición.

El negocio de mi Padre y la explotacion en la mina fueron a pique y se quedó sin nada. La explotacion ya no podía más y cedio su pare con mala pata a su amigo que se hizo millonario mientras mi padre se arruinó. Esos casos de la vida que aveces ocurren pero que sin embargo jamás hicieron que mi padre perdiese su dignidad.

Cuando contrajo nupcias con mi madre, fueron a Covadonga y se hospedó en el Hotel Rey Pelayo. No recuerdo bien los días.

De mi madre poco puedo contar, salvo que era una mujer trabajadora de campo y que intentaba ser buena madre.

Viví una guerra terrofíca y traumática, vi como mataban a mi hermano pequeño y como corría con un brazo solo, con la piel cortada y un agujero en el pecho.

Duró veinticuatro horas en la Peñona la Carriona.

Esto, quisiero olvidarlo pero no puedo.

Mi niñez fue hermosa. Nos reuníamos unos cuantos niños, mis hermanos y un candil de carburo colgado en la escalera. Organizábamos bailes y nuestra estrella era un perro de caza al que le colgaban las orejas y yo amarraba con un cordel para que estuviese más guapo.

Era negro y se llamaba “Ney”, no era nuestro siempre, pero venía al baile.

También teníamos una cabra llamada Perla. Yo tenía que ir a pastorearla y me aburria tanto que cierto día que estaba triste y mustia decidí torear a la Perla.

Vestida de granate como si estuviese de luces comencé así:

-¡Toma Perla! ¡Anda Perla!

Y nada, la cabra me miraba, movía mi falda y de repente empezó a embestirla como si fuese un capote.

Un día y otro lo pasábamos bien hasta que mi madre se puso a ordeñarla en un rincón de nuestra quintana (Así se llaman las típicas casas de Asturias, quintanas) como digo, mi madre se puso a ordeñarla, una ráfaga de aire movió su falda y la cabra que ya estaba amaestrada por mí empezó a embestirla. Mi madre se puso tan nerviosa que vertió la leche y le dijo a mi padre:

-¡Fermin, esta cabra está aguellada (embrujada) y hay que venderla!

Yo no podía decir que aquella pobre cabra lo que estaba era lista para debutar.

Ahí acabó su historia.

También por aquellos tiempos teníamos un vecino llamado Pacho Vena y tenía un gocho (cerdo, en bable). El cerdo estaba raquítico de hambre, si no teníamos para comer nosotros que tendría el pobre animal.

Al año y medio se vendió por menos de lo que costó.

Nosotros fuimos 11 hermanos  de las dos mujeres de mi Padre y para él su mayor orgullo es que nos quisiésemos como él nos enseñó.

A los ocho años hice la primera comunioón. Miraba con tristeza a los otros niños porque todos iban de blanco excepto yo, que llevaba un vestido negro con flores negras y una mantilla de encaje del mimo negro color.

Con el tiempo analicé que el vestido era blanco como mi alma y las flores negras como todas las tristezas que me esperarían en la vida..

Donde yo vivía, habia una panaderia que tenía un caballo y se llamaba lucero.

Era muy malo. Cierto día yo fui a comprar pan y el caballo al pasar yo, se lanzó sobre mi oreja, eran dos hombres para abrile la boca ya que yo no podía soltarme, tuve el cuello negro durante algún tiempo.

Cierto dia vi a un niño que se llama Victor y es mi marido, tenia el pelo rojo como el fuego, era regordete y se columpiaba en un carrol. Luego entró y tardó en salir.

Yo le di vueltas pensando a que entraría aquel pelirrojo allí hasta que un día me dispuse a averiguarlo y vi que había muchísimas migas de pan.

Como tenía mucha hambre me dije a mi misma que mañana cuando él volviese se encontraría el carro limpio porque me las iba a comer todas.

A la mañana siguiente vi a aquel niño subir al carro y salir como rayo, miraba para todos lados y ya no volvió más.

Con los años estaba escrito que tenía que sudar para mis miguitas o sea para mí.

Este mismo crio ya un mozalbete llevaba todos los dias los caballos a una junquera para que pastaran junto a los caballos de otra panadería. Eran el terror, metían mucho miedo los caballos y él, su guía era muy travieso. Yo estaba allí mirando a aquel rubio , no le quitaba ojo, él no lo sabía, no sabía que vivíamos tan cerca el uno del otro.

Yo a su casa porque su madre siempre me daba café con pan. Era una mujer muy buena.

Yo iba a la escuela y salía al recreo para llevarle la comida a mi padre que vivía a 3 kilómetros de San Juan de la Arena. Mi padre, siempre me dejaba un poco de su comida para que yo la comiera. Después tenía que volver a la escuela y así todos los días.

Debía tener 8 años, luego cuidaba crios de gente que tenían que ir a trabajar a jornales por las tierras y hacer trabajos como sayar o arrancar patatas

Acerca de endriga

Este es el blog de unos amigos/as.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: