Canal RSS

Historia de una niña de post-guerra. Relatado por Teresa

Publicado en

rosa1_00245

http://www.goear.com/files/sst2/fc8af431fd0bb5842dbccc90f563b816.mp3″

HISTORIA DE UNA NIÑA DE POS-GUERRA


La protagonista de la historia se llama Mª Teruca y era una niña flacucha y sus ojos siempre estaban tristes, eran tiempos difíciles y lo que más echaba de menos era a sus amiguinas, algo que comer y juguetes.


Iba a la escuela y sus compañeras eran niñas, que no se sabe por qué no querían a Mª Teruca, ella nunca supo la razón de porqué era así, si se miraba no era fea, era simpática, pero sólo la querían las niñas pequeñas, así fue que que jugaban a juegos más alegres que las niñas grandes pues ponían en escenas cuentos inventados y lo pasaban muy bien.

Y llegó Reyes, que fraude, había sido buena pero no me trajeron nada y lloré sin parar, hasta que a las tres de la mañana del 6 de Enero surgió el milagro: Los Reyes a caballo repartieron juguetes a todos los niños y niñas del pueblo, al llegar a casa de Mª Teruca empezaron a picar y en voz alta comenzó el reparto: esto para Ferminín, esto para Marisina, para Manolín, allí había lápices, libretas, un coche… pero también había para Teruca: una muñeca, su primera muñeca, flacucha como ella, vestida de monja, con el hábito blanco… y olía a vainilla. La sorpresa había sido grande, los colorinos volvieron a nuestra cara: ¡ ya teníamos juguetes ¡

A mi linda muñeca le puse el nombre de Blanqui, me duró dos días, la puse encima de una viga y desapareció ¿ qué sería de ella? siempre la lloré, con el tiempo comprendí que me la llevaron los ratones tal vez ellos tenían aún más hambre que yo

Pasaron los años, un día fui con mi madre a vender pescado a otro pueblo, debajo de una mesa había una cabeza de cartón de una muñeca, sin dudarlo me metí debajo de la mesa cogí la cabeza y la escondí, la señora de la casa me dijo que me la quedara pero que las cosa había que pedirlas, mi madre me pegó, pero aquella cabeza de muñeca vino conmigo.

Con un tronco y unos trapos la reconstruí, me quedó preciosa y me acompañó mucho tiempo.

Todas estas situaciones, que no sólo vivióTeruca, que ya habreís comprendido que soy yo, son sólo una muestra de las carencias que vivieron generaciones de personas, que son vuestros abuelos y abuelas, vuestros padres y madres, y que fueron a consecuencia de la guerra civil que hubo en nuestro país entre los años 1936-1939 que ya habreís estudiado en esos libros tan guapos que teneís

Acerca de endriga

Este es el blog de unos amigos/as.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: