Canal RSS

La Ceramista y otro relato recuperado- Por Rosa

Publicado en

*Mamá, papá, encontré un cuento por internet que yo escribí y publiqué y lo creía perdido. Es del año 1997, se llama La Ceramista, el primero, he encontrado más. Espero que os gusten. Un beso a los dos.


LA CERAMISTA

-¡Mañana al amanecer, tendreís preparadas las tinajas que os encargó el Rey o de lo contrario, ireis a la hoguera de cabeza!
Así hablaba el corregidor a la muchacha que se ocultaba en un rincón de la celda, sentada en cuclillas, con los brazos enlazando las piernas y el mentón apoyado en las rodillas.
La lúgubre estancia, se hallaba encuadrada por una ventana enrejada que filtraba un haz de luz blanca que iluminaba la mitad de su rostro.
La muchacha alzó los ojos, grandes y febriles ojos negros, que se posaron primero en el corregidor, luego en el obispo que le acompañaba y por último en el gran artilugio que tenía a su lado, un viejo torno de alfarero.
-¿Que ocurrira si no consigo hacer tantas vasijas?.-Preguntó con temor.
-¿Y que puede ocurrirle a una bruja, que además no paga sus impuestos?-sonrió el obispo encogiendose de hombros.
La puerta, se cerró de un fuerte golpe, dejandola sumida en las tinieblas. Volvió nuevamente el silencio, aquel zumbido que heria sus oidos, aquella maldita gota de agua repiqueteando dios sabe donde, el hedor insoportable, las ratas…..
Pensó que si cerraba fuertemente los ojos, visualizaria su casa y su jardín, donde recogía todos los dias las misteriosas hierbas que aliviaban los males de todos su vecinos.
De niña, descubrió el poder de la magia, un poder que primero tuvo su abuela, luego su madre y por último ella. Radicaba este, en las manos, las manos que podian sanar, y al mismo tiempo realizar las tareas más cotidiana, como amasar el pan o recoger la miel de los panales.
Eran tiempos dificiles para las pobres gentes, obligadas a pagar altos tributos al rey, exigiendo a los campesinos sus cosechas y a los alfareros y caldereros, sus creacciones. Habian ideado un código secreto para comunicarse y burlar a sus opresores, pero de vez en cuando alguien delataba a alguien y la historia se repetia.
Lo peor, era que la campesina solo había fabricado dos o tres vasijas en toda su vida, y que pensaba que esta vez, la magia le habia abandonado.
El trino de un pequeño gorrión, la sacó de su ensoñación. El pajarillo, se sacudia las molestas gotas de lluvia de sus alitas, y miraba el interior de la celda.
Anabel, escuchó su trino, y pensó que tenía que darse prisa. Pronto, la luz se haría más debil y entonces estaría perdida.
Tomando una pella, se sentó y comenzó a amasar la arcilla, troceando, uniendo y golpeando, para evitar la formación de burbujas, tal y como ella habia hecho alguna vez y como su abuela le había enseñado.
Hizo girar el torno con su pie y mojando las manos en la palangana intentó centrar la pella, y crear el cilindro del que partiria su tinaja.
El haz de luz entraba cada vez con menos fuerza. Pronto anocheceria y solo tenia una maldita vasija.
El pajarillo había partido y se puso a llorar con desesperación sobre su vasija rota.
Ya no había nada que hacer, y sin embargo el frio tacto de la arcilla parecia calmarla y sin saber porqué, comenzo a modelar algo:
-Sus faciones debern ser suaves.-Pensó.-Necesitaré un punzón         para sus rizos, le añadiré unas enormes y bellas alas y lo     embadurnaré por las zonas más frágiles de barbotina, para que no  se me agriete mañana.
Se detuvo a contemplar la imagen de un angel que dormía, estaba en una celda como ella, con hermosas palomas de terracota sobre su cabeza, y sin embargo su sueño era placido, podría ser ¿de esperanza?
Anabel, se quedó adormecida junto a su angel, soñando toda la noche con un iracundo corregidor, unos verdugos conduciendola a la pira, aquel horrible fuego crepitando en su vestido y las enardecidas voces de los lugareños enarbolando sus antorchas:
-¡Bruja!¡Más que bruja!
Se despertó al sentir que unos brazos la vapuleaban y aceptó con resignación que su fin había llegado.
-¡Oh! ¡Que angel más hermoso!.-Suspiró el obispo -¡Haced venir al rey y que vea esto!-Ordenó el corregidor.
Aquella misma tarde se presentó el rey acompañado de sus personas de confianza y al contemplar semejante escultura, dió orden expresa para que ataviasen a la muchacha con los mejores vestidos y le diesen lamejor suite palaciega.
Pero aquella tosca muchacha, no tardaría en confesar que el angel que cuidadosamente había bruñido, pintado y cocido, había surgido en un momento de desesperación y que ella de cerámica, ni fú ni fá.
Volvió a su aldea Anabel, a sanar nuevamente con sus manos, y a recoger la miel del panal que añadiría a unas aromáticas tisanas.
Nunca más volvió el corregidor a molestar a su familia y el rey no los agobió con sus tributos.
Y el único precio que pidió a cambio de su angel dormido, fue la paz para su pueblo.

SAMIR

“Vita ignis, corpus lignum”
(“La vida es fuego, el alma, incombustible”)

El reloj de la catedral, anunció las doce. Una ráfaga de viento, derribó el tenderete de la verdulera. Frutas y verduras, rodaron por el suelo empedrado y una mujer se lanzó a correr tras su sombrero.
Se refugiaron las gente, bajo en los soportales, bajo los arcos.Prestos, los titiriteros, desmontaron su teatro de sombras
chinescas, un bufón le hizo una gotesca reverencia a una cabra, un perro sarnoso, ahuyó en una estrecha callejuela.
Caminó Samir, contra los elementos, masticando una manzana robada, arroyandole el agua por el rostro y el cuello.
Se detuvo frente a la imponente puerta de madera repujada, esbozando una sonrisa de pícaro redomado y como no alcanzaba a la aldaba, comenzó a chillar como un desaforado:
-¡ Maestro ! ¡ Maestro ! ¡ Que me mojo !.
-¿ Habrase visto ?-Refunfuñó una bronca voz desde el interior. ¡Ya voy! ¡Ya voy!¡Espérate un poquito bribonzuelo, que este viejo no tiene alas!.
Escuchó Samir con la oreja pegada , el paso renqueante, la tos estertorea, y por fin los chirriantes goznes oxidados oxidados de la puerta.
El anciano se llevaba una mano a los ojos heridos por la claridad y desde su imponente altura, algo encorbada sobre el bastón, miró al pequeño con cara de pocos amigos.
-Y bien!- Suspiró- ¿Vas a quedarte ahi todo el día mirandome o vas a pasar?. ¿Vienes a comer?
-¡No!.
-¿De veras has comido?
-Sí.
-Te dije que vienieses a mi casa siempre que tuvieses hambre.
-Ya, pero es que vi una manzana y rodaba por el suelo, y entonces…
-¡No sigas! ¡Lo suponia! ¡Has vuelto a robar!.Anda, pasa malandrín, a ver si puedo hacer de ti un hombre de provecho.
Se quedó Samir atolondrado, boquiabierto y mudo, frente a la larga mesa de madera sobre la que descansaban crisoles y tubos de ensayo llenos de liquidos y gases de colorines.
El alquimista, indicó con un huesudo dedo:
-Esto que ves aquí, es mercurio, y lo que está al lado sulfuro. Métete bien esto en la cabeza: Para realizar la transmutación y conseguir oro se precisa de un principio metálico(mercurio) y otro inflamable(sulfuro).Pero: ¿Que estás haciendo Samir?. ¡Este niño es imposible!.
Samir, estaba subido a una banqueta intentando alcanzar con su pequeño brazo un libro cubierto de polvo y telarañas.
-¡Samir!
-¿Qué?.
-¡Ven aquí!. Voy a buscar a la trastienda algunas cosas que necesito. Si tocas algo de esa mesa te voy a dar un tirón de orejas.
Aguardó el niño a que desapareciese el viejo de su campo de visión y sigilosamente mezcló el contenido de cuantos frascos vió, calentando el recipiente de la mezcla con un mechero de alcohol y ¡Boum!, se oyó una pequeña explosión acompañada de muchos pequeños fuegos de colores.
El viejo, que estaba apostado tras una columna espiando en silencio los movimientos del niño, no pudo evitar reirse a carcajadas aun sabiendo que el esfuerzo provocaría nuevamente su tos.
Pero es que Samir, estaba tan gracioso con la cara tiznada y el cabello revuelto y chamuscado…
-¿Que ha sido eso maestro?.¡Le juro que yo no he sido!
-¿Eso?¡Eso es un sueño!.-Rió el alquimista a mandibula abierta.-Los sueños son frágiles y si no se manipulan con cuidado, pueden explotarte en las narices.¡Ven aquí haragán!.¡Vayamos a comer un poco de pan y queso y olvidemos el asunto!.

Acerca de endriga

Este es el blog de unos amigos/as.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: