Canal RSS

Guelitooo…

Publicado en

canción abrázame de Camila

http://www.goear.com/files/sst3/mp3files/17022007/f8abf51719ce138dcafe28fc7f59596e.mp3″

Guelitoooo…

No te dije que ERES Y SIEMPRE SERÁS uno de los más grandes amores de mi vida. Contigo nunca fueron difíciles las caricias, los mimos…Me encantaba cogerte la mano y sentarme a tu lado. Eso es lo que más recuerdo y añoro…Tus manos. Hace pocos días que pasaba mi mano por la cicatriz que cortaba uno de tus dedos índice por la mitad…Por tus pulgares tan flexibles, con esa forma tan peculiar que Nico heredó. Tan orgulloso que estabas de que él se pareciera en algo a ti. Porque lo adorabas…Decías: -“Es un fuera de serie. Es muy guapo y cariñoso. No lo hay como él”. Gracias por quererlo tanto estos dos años. Estos dos años que tan contenta estoy de que hayáis coincidido; de que os hayáis conocido. Ahora le preguntamos dónde estás y señala al cielo. Y dice que te quiere “todo” y te manda un beso con tu dedo –el suyo que es como el tuyo-.

Y fuiste a su segundo cumpleaños porque tú no podías faltar. Ya querías ir por la mañana pero güelita te disuadió porque estabas bastante malín. Pero tú dijiste que aunque fuese a rastras, ibas. Y allí estuviste. Le llevaste un regalo (un taladro de juguete que es como el tuyo de verdad) con toda la ilusión del mundo. Y es que nos has querido tanto siempre…

Nico besa a su bisabuelo el día de su 2º cumpleaños

Duele hablar de ti en pasado. Casi parece una traición. Y hace tan poco que estabas aún con nosotros… tan poco hace que acariciaba tu pelo blanco… las cicatrices de tu frente… Hace tan poco que te abrazaba y daba miles de besos… Que ponía mi mejilla contra la tuya para sentirte y que me sintieras más cerca…

Cada vez que te decía que te quería, tú contestabas que tú a mi también. Y cuando, cansado ya de tanto sufrimiento, nos dijiste que te dejásemos, que no te hiciéramos nada más, yo te dije: -“Un beso ¿te lo puedo dar?” intentando ponerte la más dulce de mis sonrisas. Y tú contestaste: “Hombre, cómo dices eso…” con esa cara del hombre más bueno del mundo. Y te llené de besos.

Te dije poco te quiero pero en los últimos días aproveché para que no te fueras sin oírmelo decir. Y te lo dije muchas veces porque te quiero mucho. Tú me lo dijiste muchas veces a mí, a lo largo de toda mi vida. Y siempre estuviste ahí, a nuestro lado, sin faltar ni una sola vez en todos los momentos más importantes de mi vida, en los más duros y en los más felices.

Estos días recuerdo mucho cuando fuisteis güelita y tú conmigo a elegir mi vestido de novia. El segundo que probé fue el que me gustó pero dije que no lo quería porque me parecía muy caro. Y vosotros dos, ahí sentados juntinos, mirándome, me dijisteis: -“Ese, te compramos ese”. Y así fue. Güelita juntaba en “el calcetín” y cada cierto tiempo me daba para que lo fuese pagando.

Y fuiste mi padrino… (que ya lo eres de bautizo). El más guapo que yo podía tener. Recuerdo cuando te pregunté si estabas nervioso. Y me dijiste bromeando que no, que tú eso ya lo habías hecho muchas veces. Igual que en los últimos días. Nunca dejaste de bromear a pesar de todo lo que sufriste.

Estos días atrás han sido muy duros para mí. El día 12 fue mi cumpleaños y… ¡¡Te acordaste!! A pesar de estar tan malín y tan ahogadín, cogiste el teléfono en el hospital y me diste las felicidades… Por última vez… Yo sabía que sería la última vez y no podía ni hablar, de la pena tan inmensa que sentía… Recordé la llamada que todos los años me hacéis güelita y tú para felicitarme, en la que güelita me pone la música de una postal de fondo o me canta ella misma. Ese fue el primer día que te pusieron morfina. Nunca lo olvidaré.

Esa semana fue realmente dura. Verte tan mal fue un sufrimiento sin comparación. Los breves momentos buenos que tenías, queríamos estar ahí, a tu lado, para que nos hablases; para decirte que te queríamos, que te queremos…

El viernes estabas ya muy malín. Salí un rato a la salita de la planta del hospital y cuando volví a tu habitación, vi colgado en el armario el traje que esperaba para ser lo último que te pusieras. El traje de mi boda… Aquel que te pusiste para ser mi padrino. Y era mi aniversario. Ese día hacía 5 años del día de mi boda. Se me vino el mundo encima…

Boda 1

Boda 8

Ese fue el día que te sedaron del todo. Y fue tan triste…Nos despedimos de ti…Te dimos mil abrazos, mil besos. Aún recuerdo acariciar tu blanco pelo; lo echo tanto de menos…Tanto desearía poder hacerlo ahora…

Y esa noche tanto pedimos porque te fueras ya…Porque no se alargase tu sufrimiento…Y tú lo pediste también. Y eso fue lo más duro de todo. Porque cuánto tenías que estar pasando para pedirlo tú. Tú que querrías vivir por siempre, por no dejarnos. Me recuerdo diciéndote “Ya se va a acabar”. Y tú preguntabas cuándo y yo te decía que pronto, que te lo prometía. Y tú decías -“Vale”, con esa resignación tuya. Creo que fueron esos días en los que yo me quedé sin lágrimas. Y necesito que vuelvan, lo necesito porque el dolor me ahoga.

Esos fueron sin duda alguna los días más duros de toda mi vida.

No me puedo creer que ya no te vaya a volver a ver…que ya no estés. Es inconcebible, imposible, no puede ser…Güelita soñó contigo y yo quisiera que me pasara igual porque así te podría tener una vez más…sólo una. Por favor…

Siento una pena muy profunda, un vacío como nunca. Y no lloro. Estoy bloqueada y se me acumula la angustia y la tristeza y quiero llorar pero no lo hago. Y si llega la noche y lloro, por fin… Siento un poco de desahogo pero siento también mucha angustia.

Es horrible ver a todas y todos tan mal. A mamá, a Marisa, a Güelita…a tod@s. Los ojos rojos de papá…inyectados en sangre. Cómo te queremos…

Recuerdo cómo me mirabas cuando me marchaba después de hacerte una visita en el hospital. Me quedaba un rato diciéndote adiós en la puerta y mirándote con una sonrisa. Y tú me mirabas con aquella mirada tan profunda como el que sabe que igual es la última vez que va a ver a esa persona. Nunca me habían mirado así. Igual que cuando Nico era bebé y yo sentía que nunca nadie me había mirado así. Sentí algo parecido…pero a la vez muy diferente. Sentí mucha tristeza. Ahora creo que esa era tu forma de despedirte de mí. Calladamente, sin molestar, sin hacernos sufrir…

Recuerdo cuando te acompañamos a los funerales de tus hermanos. Tú eras el último. Queríamos arroparte, que te sintieras acompañado en tu pena. Y tanto te dolieron todos. Yo procuraba permanecer a tu lado y cogerte de la mano pues sabía de tu dolor, tan profundo…La marcha de cada uno de ellos fue para ti un duro golpe. A todos los querías con locura.

A veces miro a Nico y pienso en ti de pequeño. En cómo debías de ser. En cómo te debió querer tu madre. Siempre dijiste que mi madre es muy buena. Que se llama Remedios como la tuya que era buenísima. Y es verdad. Tiene mucho de ti, de tu bondad. No en vano tú la educaste. Y veo en Nico a un Víctor en pequeño y siento mucho respeto por él. Y siento mucha responsabilidad pero también me siento afortunada por poder ser espectadora de su vida. Y lo veo y veo a un niño pelirrojo y travieso. Te veo a ti.

Y es que los dos tenéis una conexión especial. Siempre la habéis tenido. Tenías que ver cómo abraza a güela y la llena de besos. No te busca. Yo creo que para él sigues estando. De alguna extraña manera que nosotros no percibimos ni llegamos a entender. Creo que entiende que a güelita hay que quererla mucho ahora. Y güelo, ya la llama por su nombre. Cómo quisiera que lo vieras. Te reirías. Casi te estoy viendo. Viendo tu reacción al oírlo. Quién sabe, tal vez lo hagas. A mí ahora me apetece creer en todo.

Creo que ahora estás con tu madre adorada. Que te estará dando miles de besos y abrazos. Que recuperareis el tiempo que la guerra os robó. Creo que estarás con tus hermanos no menos adorados. Creo que serás un niño pelirrojo porque ahora te toca eso, estar con tu madre y hermanos. Y cuando, dentro de mucho tiempo espero, güelita se vaya contigo, volverás a ser ese chico que cambiaba la bombilla…

Pasados unos días desde que comencé a escribir este escrito, las lágrimas han vuelto. Todos los días pienso en ti. Casi constantemente. Te recuerdo. Te digo mucho que te quiero, que te echo de menos y por fin lloro. Todos los días varias veces. Y me pregunto por qué tenías que irte ya. Hay gente que vive hasta los 90 y pico… Y estoy convencida que algún día podré pararme a ver que tuviste una larga vida. Muy dura en los años de guerra. Muy feliz – creo yo- después, con tu familia. Tanto te hemos querido, tanto te queremos…Te adoramos y estoy convencida de que te sentiste arropado. Te acompañamos en ese momento tan difícil…

Pero aún no, es demasiado lo que te extraño. Creo que siempre lo haré…Y te prometo que NUNCA, NUNCA TE OLVIDARÉ. Que siempre estarás en mi corazón. En estas pecas mías que son tuyas, en ese pulgar de Nico que es tuyo y quién sabe en cuántas cosas más…cuando la familia crezca.

TE QUIERO CON LOCURA.

Tu nieta mayor, Mónica.

colás

Enero 09 - día de los güelos - 4

Nace Nico 5

Navidad 08 - 2

Semana Santa 09 - 1

06 01 09 Reyes 2

Acerca de endriga

Este es el blog de unos amigos/as.

»

  1. Niña, k bonito. De nuevo vuelvo a llorar, y te digo k si me necesitas puedes contar conmigo. Estoy aki para llorar si kieres y para reir también. Pero lo mismo k le digo a tía, recordarle siempre en presente y sonriendo. Yo lo recuerdo siempre con una sonrisa y muy suave. Si, es bueno k creas en algo, el no hacerlo, hace el camino duro. Cree, pero sobre todo, en la fuerza de vuestra unión. Un beso grande y una enorme sonrisa

    Lu

    Responder
  2. Sí, muchas gracias, sí que es verdad que nuestra unión es muy fuerte. Tanto es así que lo llevo atado a mí, dentro de mí en cada cosa que hago…Y ahora pienso mucho cuando voy a hacer algo y me digo: -“Mi abuelo no aprobaría esto” o -“Mi abuelo lo haría así”.

    Yo, aunque llore, siempre que pienso en él es con una sonrisa en los labios. Y hablamos mucho todos los días, en el café…en la oficina…Y nos acordamos y decimos: -“¿Te acuerdas de cuando…?”.

    Pero que suro es pensar que ya no está. Y miro sus fotos y siemto como si todavía estuviera y es que está. ESTÁ Y SIEMPRE ESTARÁ.

    GÜELÍN, TE MANDO UN BESO MUY GRANDE.

    Y otro a tí, guapa.

    Responder
  3. isa la fía de mulina

    Monica, no nos conocemos, la vida nos lleva por derroteros que como se dice en el tren de la vida no siempre nos acompañan en nuestro vagon los que quisieramos pero suben otros y la vida sigue….
    Que sepas que eres una persona bella, la expresión de los sentimientos es algo que nos cuesta y nos da miedo dar a conocer, nunca he sabido porque, cuando es lo mejor que podemos hacer.
    Aunque te parezca mentira el tiempo calma el dolor y pasados el tiempo, años, cuando le recuerdes aun seguiras llorando, siempre crereas que no le diste suficientes besos y abrazos ó que no le dijiste suficientes veces cuanto le querías, pero cree que el os ve y os guia con su nueva luz.
    Te quiero un beso

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: