Canal RSS

La vida sin ti- Rosa

Publicado en

Estas navidades han sido muy extrañas y muy tristes. En la cena de nochebuena coloqué los platos y puse sin darme cuenta uno de más. Entonces me acordé de que el año pasado habías venido a mi casa a cenar, así que dejé el plato en la mesa como si realmente estuvieses allí.

La nochevieja fue aún peor todavía. Fui a comprar unas rosas a la floristeria y la dueña me preguntó que para quien eran las flores y en función de ello hacer el envoltorio. Tuve que repetirle varias veces que eran para tí y finalmente me eché a llorar.

Fuimos al cementerio y las coloqué allí. Mamá se echó a llorar y yo no pude tampoco contener el llanto al pensar que estás ahí.

En noche vieja cenamos pronto, brindamos antes del discurso del rey y cuando me fui a la cama me quedé completamente dormida. Total que no vi las campanadas, no comí las uvas y desperté en el nuevo año como un día cualquiera.

Estoy cogiendo aficción por la costura porque me entretiene mucho. Pronto empezaré a bailar. Tuve que dejarlo por una caida que me daño una costilla.

Pero ahora estoy bien aunque con muchos problemas de dolor de huesos.

Fue curioso un dia que el despertador sonó solo y se puso una canción que invitaba al baile, yo lo interpreté como que tú querías que bailase y que fuese feliz, aunque la felicidad no es completa sin ti.

Ayer fuimos a Oviedo.

Me hubiese gustado que lo hubieses visto. Estaba todo completamente nevado.

Yo creo que ni de ni niña vi tanta nieve.

Jugamos viti, ana, yo y ruben a lanzarnos bolas de nieve y despues fuimos a tomar un chocolate caliente.

Cada vez que miraba ese hermoso paisaje nevado me acordaba de cuando me contabas que eras esquiador en tus años mozos.

Trabajo en el mismo despacho con Noemi.

Ella es una persona que necesita mucho cariño y tiene muchos valores aunque quizas no lo sabe todavía.

Pero está cambiando, es ordenada, trabajadora, y tengo mucho más contacto con ella que antes.

El otro día fui a su casa y vi que tenía todas tus herramientas de trabajo y la mesa con la que hacías tus cosas de madera.

Te echo mucho de menos papá.

Cada vez que paso por el parque te veo y recuerdo los días que saliamos juntos a caminar por allí.

Veo ese parque con cariño, te imagino sentado en la misma silla donde te sentabas en casa, te veo en todos los rincones y en todas las cosas, en las estrellas, los paisajes, las personas, algunas personas…

No es ley de vida perderte, ni es ley de vida el dolor. El dolor de perder a alguien tan importante como tú, la esencia de tu persona. Cualquier a que te hubiese conocido, que te hubiese querido hubiese sentido esto. Da igual la edad de las personas, lo que importa son las personas y cuando pierdes un ser querido da igual la edad que tenga se sufre el mismo dolor.

Ayer pensé que tenemos que tirar para adelante.

Eras un ser tan especial y cariñoso.

Tú perdiste a tus padres, a tus hermanos, supongo que tuvo que ser tan duro como asimilar tu pérdida.

Aún así seguiste tu vida y te aferraste a lo que te quedaba, nosotros. Y sería injusto si nosotros no hiciesemos lo mismo, si no aprendiesemos esa lección de fuerza y cariño que tú tenías.

Te fuiste y nada hay más doloroso que saber que no estás, que no volverás y que no hay ningun sitio posible donde enviarte un mensaje y decirte lo mucho que te queriamos, aunque creo que tú lo sabías.

Siempre me acordaré de tus palabras cuando me miraste por ultima vez y me dijiste:

-Nunca vais a saber lo mucho que os quería.

No sé que más decir.

No importa lo que se diga.

Da igual que quisiesemos que estuvieses aquí con nosotros y que nunca nos dejases. Hubo una hora para irte y ahí no se nos permitía decidir. Nadie podía hacer nada por evitar que no te fueses y hacerlo, aunque suene duro sería prolongar tu sufrimiento y tambien el nuestro.

Te quiero mucho papá, eres una de las personas más importantes y que más he querido en el mundo y de la que me ha costado más despedirme.

La vida sin tí es muy dura.

Sólo espero que ese dolor se mitigue y que cada uno intente ser feliz con su vida pues al fin y al cabo era lo que tú que no tuviesemos fuertes padecimientos, ni penurias, que sacásemos dentro de cada uno de nosotros la fuerza y el cariño para tirar para adelante.

A ver si llega el buen tiempo y mamá puede salir un poco de casa porque está muy deprimida.

Sólo decirte que para mí no has muerto.

Que daría cualquier cosa por tener tu presencia física pero que desgraciadamente me tengo que contentar con tu recuerdo y es asi por que no hay otra, porque nada se puede hacer para cambiar eso.

Aunque pienso que alguien como tú no puede morir.

Alguien dijo que las personas viven mientras haya alguien que las recuerde y yo te recordaré toda mi vida.

Acerca de endriga

Este es el blog de unos amigos/as.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: